Recorridos por Vizcaya

Itxina

Abrupta, salvaje y sorprendente

Inquietante, sobrecogedora, irreal, fascinante... son algunos de los adjetivos que algunos autores utilizan para definir este paraje único de Euskal Herria.

Un paisaje descompuesto y solitario, en el transcurso del tiempo solamente compartido por algún pastor y los carboneros que encendían sus humeantes txondorras, esas pilas de leña que servían para hacer el carbón. Hoy este fascinante lugar se encuentra totalmente "pintorrojeado" de marcas de todas clases para indicar los caminos. Desde estas páginas hacemos un llamamiento a la utilización del "cairn" como medio de señalización montañera.

Además de visitar este laberinto kárstico de Itxina, recorreremos un camino que partiendo del barrio de Urigoiti (Orozko), transcurre por los sorpresivos monolitos de los Atxas, el paso natural del Ojo de Atxular, las cuevas de Axlagor y Supelegor, para por último ascender al Aizkorrigane.

Acceso

Saliendo del núcleo central de Orozko (barrio Zubiaur) hacia Artea (Castillo Elejabeitia), en el barrio de Ibarra nos desviamos hacia la derecha para llegar hasta el barrio de Urigoiti. Aquí dejamos el vehículo junto a la iglesia (P).

Recorrido

Desde la parte posterior de la iglesia de Urigoiti (P), parte una pista ascendente que cruza una alambrada alcanzando un depósito de aguas (1). Proseguimos por la pista del medio, dejando las que salen a ambos lados de la misma, por un camino que alterna claros y pinos.

Cuando la pendiente se suaviza la pista describe una curva hacia la derecha, introduciéndose en un bosque de pinos (cruzamos un portillo) para salir a un paraje abierto con ejemplares de espinos. El camino va acercándose poco a poco a los interesantes monolitos de los Atxas (2), que los deja a la derecha. La pista, que corre paralela a una alambrada, pasa junto a la fuente de Orbeko iturria y el túmulo de Agalazaburu cuasi oculto por encontrarse entre los restos de una txabola.

Mapa recorrido

Penetramos en un bosque de hayas retomando la alambrada, para descubrir a la derecha el Ojo de Atxular (Atxular Atea) (3), a donde nos dirigimos a través de la senda que en breves instantes llega a esta puerta natural que da entrada a la "ciudadela" kárstica de Itxina.

Atxular Atea ha sido la puerta utilizada durante siglos por pastores, carboneros, leñadores y de montañeros. El montañero ansioso de curiosidades que recorrerá perplejo este inquietante mundo de dolinas, cuevas, picachos, cárcavas, pináculos, agujeros... en una atormentada geografía que fascina a cualquier mortal.

Descendemos por la derecha, bordeando una gran hondonada, para alcanzar un cruce: por la izquierda se va hacia las campas de Arraba (por Lexardi); y de frente (a la derecha) hacia Supelegor que es a donde nos dirigimos. El camino totalmente señalizado no tiene pérdida.

Pronto llegamos a un cruce. Nosotros avanzamos de frente para alcanzar al cabo de un rato un nuevo cruce. Aquí nos desviamos momentáneamente a la izquierda para descubrir el túnel natural de Axlagor o Arko Axpe. Volvemos por el camino para visitar la "estrella" de Itxina, la cueva de Supelegor (4).

Desde la misma entrada de la cueva un sendero asciende a su parte alta introduciéndose en un laberinto que lo vamos superando guiándonos de los "cairn". El sendero, bien marcado por estos pequeños montoncitos de piedras, asciende hasta el collado de Atxaragun (5), fácilmente identificable por tener un cairn de grandes proporciones.

Desde este collado deberemos descender por la pendiente que te-nemos enfrente ¡Sí por la pendiente! que aunque a primera vista parezca imposible, se puede descender por ella sin grandes peligros. Advertir que esta bajada sólo es recomendable a personas habituadas a la montaña.

Pero antes de bajar, ascenderemos por la derecha entre pequeñas trepadas hasta la cumbre del Axkorrigan (6) (1.095 m), donde podéis contemplar una de las más bonitas vistas de todo Itxina con el Gorbeia de telón de fondo. A los que la pendiente anteriormente citada les quite el hipo, tienen la posibilidad de seguir por el cresterío hasta el Urtutze para coger el sendero que lleva a Ojo de Atxular (3).

Los que opten por bajar (5) por la difícil y extrema pendiente, no se arrepentirán, ya que descenderán por un maravilloso corredor.

El sendero lo hacéis vosotros, aunque el terreno os va marcando las pautas. Recomendaros que tendáis hacia la derecha, ya que es por donde menos dificultades ofrece la pendiente. Ya en la pedrera descender de frente (no desviaros a la derecha) hasta el sendero que cruza trasversalmente, tomándolo a la derecha hasta la captación de aguas de Ubegi (7). Descendemos a la pista de la captación, para llegar por la derecha sin complicaciones al punto de partida (P).

Datos Prácticos

Tiempo y distancia: El recorrido es realizable en media jornada, pero os recomendamos, para andar tranquilos, que penséis en jornada completa para los 7,5 km aproximados de distancia.

Tipo de excursión: Excursión difícil, ya que el último descenso se realiza por un lugar muy complicado. De todas maneras expondremos una alternativa que la catalogamos como excursión media.

Sugerencia: Aunque no es imprescindible, llevar una linterna para poder entrar a las diferentes cuevas de Itxina.

Advertencia: Itxina es uno de los lugares más fáciles para perderse si entra la niebla, así que mucha precaución.