Recorridos por Vizcaya

Valle de Oma

Paseo por el Arte Naturista

Recorrer el valle de Oma es descubrir, sin duda alguna, uno de los parajes más auténticos, sorprendentes y mejor conservados de Bizkaia.

Un paisaje humanizado, donde el arte aparece en toda su dimensión, desde aquel que nos legaron los primeros habitantes de estas tierras, hasta el Bosque Animado, concebido por el pintor-escultor vizcaíno Agustín Ibarrola.

Pero pasear por el valle, no solo es arte, en el sentido estricto, sino es admirar sus molinos, sus caseríos de origen medieval, sus ermitas....

La naturaleza destaca por sus modelados kársticos y por los bosques de encinas de sus alrededores.

Acceso

En coche hay que coger la carretera que une las poblaciones de Gernika con Arteaga y antes de llegar a Kortezubi, una desviación a la derecha indica con un letrero "Cuevas de Santimamiñe". Seguir la carretera hasta el aparcamiento contiguo al caserío-restaurante Lezika. Otra posibilidad es coger el autobús de la Compañía Vascongados, que une Bilbao con Lekeitio y bajarse en Kortezubi, el resto hay que hacerlo andando.

Recorrido

Nuestro itinerario comenzará visitando las cuevas de Santimamiñe, justo enfrente del caserío-restaurante Lezika (P).

Antes de acceder a las cuevas de Santimamiñe podremos contemplar la rústica ermita del mismo nombre del siglo XVI. Fijaros en dos fragmentos de las estelas funerarias decoradas con motivos solares y cruciformes que aparecen en el dintel y el umbral de acceso a la ermita. En el área aledaña hay dispuestos asadores con mesas y sillas, donde podeis comer o merendar tras concluir el paseo.

Ascendemos por el camino habilitado para tal fin hasta la entrada de las cuevas (1). Las mismas se consideran uno de los más importantes santuarios de pinturas rupestres de la época Magdaleniense, en el Paleolítico Superior comprendido entre 14.000 y 9.000 años a.n.e.

Los animales representados nos dan una idea de la fauna que habitaba en estos parajes por aquellos tiempos, bisontes, osos pardos, ciervos, caballos, cabras...; una maravilla. La visita es guiada, con un límite de personas en cada turno, a fin de evitar su ya acusado deterioro, por los que os recomendamos ir a primera hora.

De vuelta al parquing (P), por la derecha del caserío-restaurante parte un camino de tierra, señalizado por la Diputación, hasta el Bosque Animado de Ibarrola (2).

Descendemos por el bosque (3). Bajamos hasta un bonito caserío al borde de la carretera (4). La cogemos por la derecha, recorriéndola junto al arroyo. Tras superar unos caseríos y casa de reciente construcción, veremos a la izquierda los muros del molino Olakoerrota, que reutilizó la edificación de una antigua ferrería para convertirlo en molino, que dejó de funcionar en 1972. No todos los molinos eran particulares, algunos como es el caso de estos molinos de Oma, pertenecían a los vecinos o al municipio que los arrendaban a los molineros de la zona.

Mapa recorrido

Un poco más adelante encontraremos, junto a un caserío, otro molino, el de Goikolea (5). Volvemos sobre nuestros pasos contemplando un bonito panorama de esta parte del valle, con el Ereñozar vigilante en lo alto. En su cumbre se haya la ermita de S. Miguel.

Llegando al barrio de Oma (6), núcleo del valle, cruzar junto al caserío llamado Beaskoetxe (nº 8) un puente de losas que os llevará hasta el bonito molino de Bolinzulo y siguiendo la regata llegaréis a un segundo molino, éste derruido.

Observar con detenimiento todos los caseríos de este barrio, y encontraréis elementos interesantísimos. Algunos como Andikoetxea y Beaskoetxea (1º y 2º viniendo de la carretera) tienen arcos góticos provenientes de su pasado medieval. El llamado Kurtzine, es el caserío del pintor escultor Agustín Ibarrola. Con suerte podréis contemplar sus obras inéditas. Justo al par del caserío existe una antigua herrería de madera que nos recuerda la época en que se herraban los animales.

En otros caseríos de la zona, como el de Zierre (nº 10) (por ser el último viniendo de Gernika) no se utilizan los clavos de hierro sino tan solo unos de madera, justo enfrente del punto de bajada del Bosque Animado (3).

Continuando la carretera hasta la pequeña ermita de San Pedro (s. XVI), cercana a los caserios de Oma,y a su izquierda, un poco más arriba, veremos la antigua escuela. Nosotros proseguimos por la carretera hasta alcanzar el alto (7).

Un enorme nogal sale al paso del camino junto a la entrada de un caserío. Un poco más adelante una losa con tres cruces recuerda los calvarios.

Sólo nos queda subir la última cuesta para llegar, por la carretera, al punto de partida (P).

Datos Prácticos

Tiempo y distancia: excursión apropiada para realizarla en medio día, con una distancia aproximada de 6 km y medio, y un desnivel poco pronunciado.

Tipo de recorrido: paseo. Necesidad de botas si llueve o ha llovido para realizar el primer tramo del recorrido.

Otras actividades: os aconsejamos no olvidaros la cámara de fotos, para deleitaros con el Bosque Animado, los caseríos-molinos, el valle, etc. Cerca de este paraje podéis realizar todo tipo de actividades acuáticas, dentro, en la ría de Gernika (Reserva de Urdaibai), surf, piragüismo, windsurf, submarinismo, natación...

Inconvenientes: lo único destacable, es que gran parte del recorrido se realiza por carretera, pero sin apenas tráfico.

Información: Para recibir información sobre las cuevas de Santimamiñe llamar al teléfono (94) 4207701, últimamente la Diputación está pensando en cerrarlas al público.